Maradona, el genio coherente

Bryan Spira
jueves 26 de noviembre 2020

Siempre que toca despedir a un líder de talla mundial, el planeta comienza a dar distintas opiniones; unos pudieron estar de acuerdo con sus valores e ideales, otros quizás no. Lo cierto es que más allá de la opinión de cada individuo, todos hablan de la persona en cuestión y desde su rincón cada quien rinde un homenaje.

Tras la muerte de Maradona, primero llegó la incredulidad ¿Cómo una persona tan endiosada puede ser mortal?

Tras la negación llegaron las opiniones.

Una de las más repetidas era la de admirarlo como jugador pero no compartir sus decisiones personales. Maradona era único, Maradona no buscaba caer bien a nadie; él solo quería ser Diego.

A pesar de que el Diego jugador siempre quiso ser separado por la gente del Diego persona, él se encargo durante su carrera de dejar claro que eran uno mismo. Con ideales comunistas durante su vida, Maradona fue tan coherente que siendo el mejor del mundo decidió ir al Napoli, uno de los equipos más pobres de la Serie A y hacerle frente a los todopoderosos que además de títulos contaban con una gran cartera.

No solo hizo que un equipo de pueblo, con un presupuesto limitado peleara de tú a tú con los más grandes de Italia, sino que también los hizo triunfar en Europa. Sus ideales políticos fueron llevados al fútbol e hizo triunfar una idea que en la política sigue siendo decadente pero que en la cancha funcionó.

A base de talento y trabajo hizo conocido a su país y hoy es ídolo no solo en Argentina y en Napolés, sino en todo el mundo.

Hoy el fútbol llora extrañando no solo al genio de las corridas maradonianas, sino a la persona que vivió de manera coherente su vida tanto de jugador como de persona, llevando sus ideales a una cancha y triunfando con ellos.

¿Se equivocó? Sí, igual que cualquier otro ser humano; pero pasar de ser prisionero de la pobreza en Fiorito a ser prisionero de su imagen de leyenda, del mortal que parecía inmortal, le jugaría en contra a cualquier persona. Todos quisieran jugar como Maradona pero quizás ninguno esté preparado para significar lo que sigue significando Diego.

¡Hasta siempre, genio!

COMENTARIOS