Valverde admitió que la eliminación ante el Liverpool fue un golpe muy duro para él