Sueño americano

Jaime Gallardo
Martes 15 de agosto 2017

Uno de los muchos temas que en la semana avivaron la llama de candentes debates, fue el anuncio de Carlos Vela quien, en diciembre, dejará a la Real Sociedad de San Sebastián para incorporarse al Los Ángeles F.C., equipo de expansión de la MLS.

Tan solo un par se semanas antes, Jonathan dos Santos decidió dar por concluida su estadía en el Villarreal para cruzar el charco y jugar al lado de su hermano Giovani en el Galaxy de Los Ángeles.

Los tres jugadores tenían las condiciones para quedarse un par de años más en equipos europeos, sin embargo, se decantaron por enrolarse en la liga estadounidense. Sus razones tendrán y se deben respetar, finalmente cada quien tiene el derecho de elegir en donde trabajar.

Deportivamente, hay argumentos para considerar como un retroceso el dejar la liga española para integrarse a una liga que está en desarrollo. Subrayando que la edad y el nivel individual de Carlos, Jonathan y Gio, les otorgaba la alternativa de permanecer un rato más en el Viejo Continente.

Grandes jugadores como David Villa, Kaká, Didier Drogba, Frank Lampard, Thierry Henry, David Beckham por citar a algunos, en el ocaso de su carrera, jugaron en el equipos de la MLS. El poder de seducción de esa liga es poderoso y con los años se va a incrementar, desde luego los dólares y el país son un atractivo difícilmente menospreciado.

El proyecto de la MLS está muy bien estructurado bajo el modelo de las ligas norteamericanas como la NFL, NBA o MLB que son garantía de éxito; y para sus propósitos de crecimiento la contratación de jugadores reconocidos es fundamental, no está enfocada únicamente en la población latina sino que pretende impactar a otros segmentos poblacionales.

Los jugadores son contratados por la Liga no por los equipos, hay un tope salarial y un “jugador franquicia” (que puede rebasar el tope salarial) por equipo, por lo tanto los jugadores son ubicados en los equipos conforme a los intereses económicos y deportivos de la MLS.

Volviendo al tema de Carlos Vela, considerado por muchos como el mejor jugador mexicano de la actualidad, se piensa que al dejar la liga española y llegar al futbol de Estados Unidos su nivel va a ir a la baja como le ha acontecido a Giovani dos Santos, eso el tiempo lo dirá.

En su presentación Carlos Vela afirmó que tiene como objetivo ser el mejor jugador de la MLS.

Comentarios que hasta con dejo de preocupación señalan que es una mala noticia para el Tri, si se toma en cuenta que falta menos de un año para el Mundial, tópico que es bastante opinable.

Enfocando el tema hacia la Copa del Mundo del 2018 y con la intención de evitar las falsas expectativas, es una realidad que los mejores futbolistas de México salvo Hugo Sánchez y Rafa Márquez, hasta ahora, no han podido trascender en los equipos importantes de Europa.

La Liga MX no ha sido capaz de estar produciendo generaciones de recambio, para que surjan más jugadores con la calidad necesaria para que sean alternativas de remplazo de futbolistas como Vela, Guardado, Giovani, Oribe, y el ejemplo mas claro; Rafa Márquez.

Seguramente varios jugadores mexicanos más seguirán la ruta de los Dos Santos y Vela por lo que habrá que acostumbrarse.

Futbolistas como José Andrés Guardado, “Chicharito” Hernández y Guillermo Ochoa también fueron pretendidos por la MLS pero ellos optaron por quedarse en Europa, los tres cambiaron de equipos, Guardado se fue al Betis, Hernández al West Ham y Ochoa al Standard Lieja.

Agregando a la legión mexicana de Portugal: Miguel Layún, Héctor Herrera, “Tecatito” Corona, Diego Reyes y Raúl Jiménez y a los “alemanes” Fabián y Salcedo, habrá que ver que tanta continuidad tienen en el balompié europeo, ya que eso también determina el nivel de cada jugador.

En los casos de Héctor Moreno e Hirving Lozano se podría anticipar que ambos verán acción con mayor frecuencia.

Solo el tiempo determinará si la elección por la que cada uno se decantó fue acertada o no.

COMENTARIOS