¿Por qué Pizarro no va a Rusia?

Bryan Spira
Martes 15 de mayo 2018

Poco después de las once de la mañana, los canales deportivos de México y las redes sociales se inundaban con críticas por la no convocatoria de Rodolfo Pizarro.

El mediocampista de las Chivas no fue incluido por Juan Carlos Osorio en la lista preliminar de cara al Mundial, y ante las preguntas de la prensa, el colombiano dijo que: “Para la posición de Pizarro compite directamente Marco Fabián, Carlos Vela y Giovani dos Santos. Se tiene que establecer directamente una competencia con su par, yo creo que en este momento le queda difícil, pero a futuro es una gran opción”.

Luego de regirse por parámetros individuales y colectivos, Osorio se decantó por otras opciones antes que por Pizarro, priorizando así el juego colectivo en busca del objetivo planteado para el Mundial.

Para Osorio, que busca complementar el juego de posesión con el posicional, tener a jugadores como Vela, Fabián y dos Santos es fundamental.

El colombiano, con las características de estos jugadores, busca el movimiento y el desmarque sin balón para conseguir al hombre libre. Una vez logran conseguir al compañero, preferentemente de espaldas a la línea defensiva rival que se encuentra presionando al balón, se genera tiempo y espacio que resulta en una acción de peligro favorable.

En segundo lugar, estos tres jugadores brindan un posicionamiento estratégico para fijar al rival, y así generar espacios que luego serán aprovechados por un compañero o en su defecto, por el jugador en cuestión.

Oscar Cano Moreno, entrenador español, establece como clave para el juego de posición, que se debe partir separados para luego juntarse en un lugar preciso; el juego posicional es “entregar tiempo, espacio y mejores circunstancias al que se le pasa el balón”.

Otro punto importante, quizás el que hizo que el ex entrenador de Atlético Nacional tomará la decisión de dejar fuera de la lista a Pizarro, es la conducción del balón para buscar atracción.

Para esto es necesario no pasar el balón por pasarlo, sino conducirlo hasta que salga un marcador y se genere un espacio que permita tener superioridad numérica.

Dos Santos, Fabián y Vela son jugadores de estas características. Los tres poseen una habilidad privilegiada que les permite conducir el balón para atraer marca, conseguir al compañero en el espacio, o en su defecto generarse ellos el espacio para recibir cómodos sin un marcador lo suficientemente cerca como para hacerlos tomar alguna decisión precipitada.

Por último, Carlos Vela y Marco Fabián tienen una gran ventaja sobre Dos Santos y el propio Pizarro. Ambos pueden adaptarse fácilmente a ocupar posiciones intermedias. Esta polifuncionalidad nominal adaptada al momento del juego hace que, fijando las posiciones del rival, este adelante sus líneas de presión para lograr un espacio a sus espaldas que será posteriormente aprovechado.

La posición intermedia entre las líneas que son capaces de ocupar estos jugadores, hace que el rival pierda referencia en la marca y da un mayor campo de visión para tomar mejores decisiones.

De las pequeñas sociedades en el mediocampo depende el éxito del juego que desea implementar Juan Carlos Osorio en el Mundial. Esta es la zona del campo más importante para adueñarse del juego y con Vela, Fabián y dos Santos logra importantes asociaciones con las líneas ofensivas y defensivas (sobre todo con los laterales), obteniendo espacios que por experiencia y jerarquía, solo ellos consiguen en esta selección.

Pizarro, que tiene por delante a Vela, Fabián y dos Santos para este Mundial, no debe decaer. Termina la Copa del Mundo y comienza otro torneo que podría catapultarlo a Europa. Este pequeño tropiezo, si toma en cuenta la “Teoría del Caos”, puede ser un punto de inflexión en la carrera del jugador de Chivas. De él depende aprovechar el momento para generar grandes diferencias.

COMENTARIOS