Normal

Jaime Gallardo
Miércoles 5 de julio 2017

La Selección Mexicana fracasó en su intento por terminar en el tercer lugar de la Copa Confederaciones al sucumbir ante Portugal en tiempos extra 2-1. El desenlace del partido en particular y del torneo de la FIFA en lo general, fue la película muchas veces vista por el futbol mexicano.

El Tricolor tenía la ventaja en el marcador al minuto 90 merced a un autogol de Neto, Guillermo Ochoa le atajó un penal a André Silva; en el desarrollo del partido la zaga mexicana mostró, como ya se está haciendo costumbre, errores que no fueron aprovechados por los lusitanos y que hicieron a Ochoa figura por sus acertadas intervenciones.

Cuando ya se preparaba la ceremonia de premiación, al minuto 91, Pepe marca el gol del empate que forzó la prorroga. Ante unas circunstancias añejamente conocidas se podía presagiar lo que pasaría y que terminó por pasar; Miguel Layún comete un penal que es convertido por Adrien Silva, y ahí se acabó el corrido.

México no ha sido capaz de revertir su fatídico destino, jamás en su historia el Tri ha podido ganar un partido de eliminación directa (cuartos de final) en un torneo oficial organizado por la FIFA(Mundial y Confederaciones), fuera del Estadio Azteca.

México terminó en cuarto lugar, abajo de los mejores equipos del torneo, Alemania, Chile y Portugal, y por encima de los que no calificaron a la segunda ronda, Rusia, Camerún, Australia y Nueva Zelanda.

El futbol mexicano sigue estancado deportivamente, y ahí seguirá porque quienes mandan están conformes con lo que hay, y nada va a pasar.

El futbol mexicano presume sus ingresos económicos, su infraestructura, su liga y tantas cosas más, pero ¿de qué le ha servido?

No tiene un proyecto de selecciones, con objetivos al corto, mediano y largo plazo, para desarrollar un estilo de acuerdo al perfil de jugador mexicano y con el entrenador adecuadamente elegido para llevarlo a cabo.

Tarde que temprano Osorio se va a ir, y su sucesor será elegido por el “aplausómetro”, al día de hoy Matías Almeyda encabeza las listas de popularidad.

Se viene de la Copa Oro, el único torneo que México ha podido ganar, en esta ocasión, por presentar un equipo alterno la Comisión de Selecciones no señalo como prioridad ganarlo, pero por el factor “Osorio” en la Copa Confederaciones, el plantel de la Copa Oro tendrá una presión adicional.

En su último partido de preparación del Tri Copa Oro sufrió la baja de Alan Pulido quien era la carta fuerte y única para el eje de ataque.

Los dos antecedentes recientes de México en la Copa Oro, no motivan para “ponerle las fichas” al conjunto de Osorio.

Como ocurrirá en esta edición, por atender el compromiso de la Copa Confederaciones de Brasil 2013 “Chepo” de la Torre utilizó una selección alterna, Panamá resulto una pesadilla para ese equipo, pues los Canaleros vencieron a México en la fase de grupos y lo eliminaron en un segundo enfrentamiento en semifinales.

En la mas reciente Copa Oro, Miguel Herrera presentó su mejor equipo en el torneo de la CONCACAF y mandó una selección “B” a la Copa América de Chile que fracasó estrepitosamente. La presión para el “Piojo” y el Tri Mayor era brutal.

De nuevo ante Panamá y de nuevo en semifinales el equipo mexicano sufrió lo indecible, requirió del escandaloso arbitraje de Mark Geiger para superar a la escuadra del “Bolillo” Gómez.

Habiéndose conocido las listas definitivas de los equipos, parece que es ahora o nunca para Costa Rica.

COMENTARIOS