Los ilusionistas

Jaime Gallardo
Lunes 5 de marzo 2018

La renuncia de Decio de María fue la nota descollante de la Asamblea de Dueños del pasado viernes. La sorpresa radicó en el momento en el que se hace el anuncio, ya que desde hace tiempo se contemplaba el relevo de Yon de Luisa en la presidencia de la FMF. Tan no fue sorpresiva que, de inmediato había un candidato, quien rápidamente fue electo por votación unánime.

Un día antes, en la prensa inglesa, se publicó una entrevista en la que Juan Carlos Osorio reveló que no renovaría su contrato para seguir dirigiendo al Tri. Seguramente porque sabía la decisión de Decio de renunciar. Según trascendió por parte de algunos de los asistentes a la junta en las faraónicas instalaciones de la FEMEXFUT en Toluca, De María Serrano con un dejo de nostalgia en sus palabras informó de su dimisión.

El de Decio ha sido una de las gestiones más breves como presidente, se desarrolló mejor como secretario general en el periodo de Justino Compeán. El desgaste fue mucho para él porque no es fácil operar con la camisa de fuerza que representan 16 dueños de equipos.

El rumor del relevo de Yon de Luis por Decio surgió en Santa Clara después del 7-0 ante Chile porque la apuesta por Juan Carlo Osorio fue de De María y de su compadre, y secretario general, Guillermo Cantú; las aguas se calmaron pero se volvieron a agitar después del verano del año pasado por lo acontecido en la Copa Confederaciones y en el Copa Oro.

Se podría tomar como un mal presagio que todavía no inicia el Mundial y ya se anuncia que el entrenador y el presidente se irán, especulando ¿se estarán “curando en salud” por si algo sale mal en Rusia se tenga como consuelo inmediato que el entrenador y quien lo contrató no seguirán en sus cargos?

El cambio de mando en la FMF le podría allanar el camino a Miguel Herrera para un eventual regreso a la dirección técnica del Tri.

En el tema del descenso, se tenían que salir con la suya a como diera lugar. Estaba decidido que se eliminara para proteger a los mediocres. No es la primera vez, y lamentablemente no será la última, en la que de manera arbitraria se cobija a los perdedores. Se han inventado promociones, recordemos que el Atlante pago con el CAR el derecho a jugar una promoción con el Veracruz para quedarse en primera división cuando ya había descendido, carrusel de franquicias y lo más reciente: la Tabla de Cociente, recurriendo a todas las argucias de las que se pueda echar mano a fin de evitar las consecuencias de lo que deportivamente hacen mal.

No como se lo habían propuesto, pero el objetivo primordial se logró: que en principio por dos años no haya descenso. Gracias a la filtración que provocó la lógica y furiosa reacción de los clubes de la Liga de Ascenso, secundada por la Asociación de Futbolistas y la opinión pública, la presión ejercida fue tal que forzó la modificación que derivó en que mantuviera el ascenso. Aunque con sus asegunes porque cada vez se la van a poner más complicada a los equipos que quieran ascender..

Sobre la ampliación a veinte equipos, se informó que por los próximos dos años uno sube siempre y cuando esté certificado y nadie baja, pero si el equipo que logre el ascenso no esta certificado pueden pasar mas de dos años para se incremente a veinte el numero de equipos.

Solamente 6 de 16 equipos que conforman la Liga de Ascenso están certificados: Atlético San Luis, Celaya, Dorados de Sinaloa, Atlante, Juárez FC y los Leones Negros. El campeón del Apertura Alebrijes de Oaxaca tiene medio boleto para ascender, pero en realidad no tiene nada porque no está certificado.

Y no hay que dudar que cada vez el filtro lo harán mas finito para no se cuele nada que no quieran los dueños a la Liga MX. Injustamente los dirigentes de las divisiones de ascenso poca y voz y pocos votos tienen.

No hay que ser mal pensados pero la “mula no era arisca,la hicieron a palos” si la final por el ascenso la juega un equipo certificado y otro que no lo está, ¿a que árbitro mandarían?

Así que, los que salven la categoría en este torneo vivirán mediocremente felices al menos por un par de años, ya que tendrán una patente de corzo para poder seguir haciendo las cosas tan mal, pero sin las molestias causadas por la fastidiosa Tabla de Cociente, porque además, en caso de terminar en el último

lugar tendrían la posibilidad de arreglarlo a billetazos.

COMENTARIOS