La FIFA y sus vientos de cambio

Rosa Beatriz Sanchez
Martes 24 de marzo 2020

En estos días de pandemia se hace difícil mirar al futuro con optimismo. El mundo está demasiado ocupado en tratar de atravesar esta crisis sin precedentes de la mejor manera posible y anhelando que pronto se pueda ver la luz al final del túnel. Sin embargo, mucho antes de que podamos hacer el recuento de los daños que deja la pandemia en el mundo del fútbol, y que serán seguramente devastadores, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ve esta crisis como una oportunidad para reflexionar sobre las cosas que no están bien, y ya parece estar pensando en hacer cambios a la estructura del deporte más popular del planeta.

En recientes declaraciones a la Gazzetta dello Sport, habla de la necesidad de dar “un paso atrás”, de cambiar los formatos, de tener menos torneos, pero más interesantes, y de priorizar la salud por sobre todo lo demás. “Quizas menos equipos, pero más igualados”, “menos partidos”, sostiene literalmente en la entrevista. E inmediatamente después se refiere al nuevo formato del Mundial de Clubes, con 24 equipos, que claramente va en la dirección contraria a la idea de “menos partidos pero más igualados”.

¿Estoy entendiendo mal? ¿Acaso no sería un Mundial de Clubes de 24 equipos, la adición de un torneo que antes no existía?. ¿Cómo se entiende entonces la idea de reducir partidos cuando se trata de inventar un nuevo torneo?

Y la siguiente pregunta en este sentido sería también si en el marco del paso atrás que propone Infantino, también estaría incluido el plan de extender el Mundial de Fútbol a 48 equipos, que el mismísimo presidente de la FIFA se encargó de promover desde el primer día que asumió su cargo. Más equipos, menos igualados….¿No es eso lo contrario de lo que acaba de proponer?

La imagen que el mundo tiene de Gianni Infantino, es sin duda la de un dirigente innovador que buscó hacer cambios en el deporte, empezando por el resistido VAR, que más allá de las controversias que genera su implementación, es claramente un avance que va en sintonía con las innovaciones tecnológicas del mundo. El paso atrás del que habla el suizo tiene que ver con la sobredosis de torneos que recargan los calendarios y que minan el rendimiento de los futbolistas profesionales, cada día más expuestos a lesiones por este motivo.

Es cierto que la calidad del fútbol se ve deteriorada. Un paso atrás en la cantidad para mejorar la calidad suena totalmente coherente en este sentido. Y es bueno que los directivos del máximo organismo del fútbol mundial lo entiendan y propongan un cambio para bien. Pero, ¿por dónde empezaría el recorte? Por ahora, y por sus declaraciones, no se entiende bien la idea.

Las declaraciones de Infantino no deberían ser soslayadas, sobre todo teniendo en cuenta que el suizo es un hombre de acción y que hasta el momento ha llevado a la práctica varias de sus ideas e innovaciones. Sin embargo, estos proyectos que apuntan a dar un paso atrás para mejorar el fútbol son, cuanto menos, contradictorios con sus ideas expansivas, tanto a nivel Mundial de Clubes, como al de selecciones.

Habrá tiempo para pensar y recalcular. El fútbol estará en receso por unos cuantos meses y acaso sea este un buen momento para generar ideas y ponerlas en práctica. Pero esta vez nos queda la sensación de que, aunque en medio de la pandemia es bueno entender que se busque volver para ser mejores, incluso en el fútbol, sus recientes declaraciones, lejos de darnos alguna que otra respuesta, nos dejan por ahora llenos de preguntas.

COMENTARIOS