Joe Jacobson del Wycombe Wanderers anotó el hat-trick más extraño de la historia