Handanovic fue el héroe ante el Empoli y el Inter se clasificó a la Champions