Guardiola es holandés

Bryan Spira
Jueves 1 de agosto 2019

Cada frase me retumbaba en la cabeza, cada idea me hacía pensar y buscar entre libros una explicación mucho más allá de la que él daba.

Como cada día, busque en YouTube un video que me ayudara a entender mejor el juego. Encontré a Guardiola; un programa de poco más de una hora en el que pude percibir al catalán poseído. Guardiola habla de fútbol y es fácil notar como su cuerpo está en el lugar pero su cabeza va a mil por hora.

No hay ser mas curioso que un niño y escuchar a gente como él, con su pasión, despierta al niño que llevo dentro. Intento conseguir respuestas al por qué de su estilo de su juego, al por qué de su filosofía y aunque Guardiola es un futbolista que se hizo en Catalunya y nunca jugó en Holanda, su mejor escuela fue la del país popularmente conocido por sus tulipanes y stroopwafles.

El mundo futbolero, durante mucho tiempo, miraba a Inglaterra y a su famosa MW (3–4–3), sistema táctico popularizado por Herbert Chapman.

Holanda tenía un fútbol con un nivel por debajo del promedio; en 1915 Jack Reynolds, que como jugador no destacó más allá de ser suplente en el Manchester City, asumió las riendas del Ajax luego de haber sido frustrada su contratación en la selección alemana tras el estallido de la I Guerra Mundial y su posterior huida a los Países Bajos en busca de refugio.

Reynolds es considerado el padre del balompié holandés. Cuando en el mundo se estilaba a entrenar sin pelota, priorizando el físico para llegar a tono al partido, el inglés adaptó sus entrenamientos para que gran parte fuesen con balón.

Rinus Michels, en 1945, se puso bajo la tutela de Reynolds y absorbió conocimientos para luego ponerlos en práctica.

El ataque era la mejor forma de defender en Holanda, un país que de 1949 a 1955 ganó tan solo 2 de 27 partidos oficiales de selección y que comenzó una revolución.

Primero, los clubes llevaron a cabo una filosofía de juego ofensivo. Se dejó atrás la MW para implementar el 4–2–4, presionando alto a los rivales para recuperar la pelota a los pocos segundos de haberla perdido y ahogar al rival. El fútbol es un juego de espacios y los holandeses entendieron muy bien que si ellos dominaban la posesión, el rival no tenía más remedio que posicionarse para defender. Gracias a la presión y a la posesión, obtenían ventaja para posicionar a sus jugadores de manera tal que siempre tuviesen más espacio.

Cuando Rinus Michels asumió las riendas del conjunto de Ámsterdam, ya se jugaba un fútbol ofensivo, atractivo y fluido; priorizó aún más el trabajo con balón y profesionalizó este deporte para que los jugadores se dedicaran a tiempo completo a entrenar y preparar los partidos del calendario.

Con Michels en el banquillo y Cruyff en la cancha, los futbolistas comenzaban a entender que eran artistas y como tal, debido a la magnitud de los actos realizados, debían ser remunerados.

Aunque el fútbol holandés -conocido como fútbol total por todo el mundo- se caracteriza por el apartado ofensivo, es imposible dejar de mencionar que tiene una gran influencia en la modernidad y los equipos comenzaron a construirse desde atrás.

En esa época en Holanda, surgió el Provo, un movimiento que buscaba despertar a la sociedad con preguntas y sentido del humor, mediante actos que atacaban de manera consciente y racional a las estructuras políticas. Rinus Michels, con un rebelde social como Johan Cruyff, también despertó al mundo con obras artísticas de 90 minutos cada fin de semana y cambió la manera de entender el fútbol.

Llega un momento en el que el mundo está sencillamente preparado para la innovación. La historia nos habla de varios casos y el fútbol no escapa de esta realidad: La MW, el joga bonito, fútbol total y ahora Guardiola.

Durante los mundiales de 1994, 1998, 2002 y 2006, el fútbol cambiaba constantemente. Se practicaban distintos estilos: El directo, el combinativo, dependencia de pelota parada, priorización por el fútbol defensivo, etc.

En el 2008 un joven y todavía con cabello Pep Guardiola, asumió las riendas del FC Barcelona. En cancha tenía a un joven de pocas palabras pero rebelde, valiente e irreverente: Lionel Messi.

Así como Michels armó un equipo en torno a Johan Cruyff, Guardiola hizo lo mismo en torno a Messi. Dio a equilibrio en el mediocampo jugando 4–3–3, modelo que aprendió de Cruyff para que los jugadores tengan acompañamiento en todo momento y dentro de su brillantez, colocó a Messi de falso 9 para utilizarlo como arma para abrir la cancha y dar mas espacios a Dani Alves y Andrés Iniesta.

Su esquema 4–3–3 dio la opción a Xavi y al antes mencionado Iniesta de jugar juntos, teniendo a Busquets con tareas defensivas, Xavi como director de orquesta y enlace entre los jugadores defensivos y ofensivos e Iniesta como medio ofensivo, haciendo labores del casi ya extinto mediapunta.

Así como Michels y Cruyff en su tiempo, Guardiola es el mejor de esta época combinando la creatividad individual con el sistema; primero la propia y luego convenciendo a los jugadores de realizar la misma tarea en el terreno de juego.

El fútbol es mucho más que un deporte de espacio, es un deporte de revoluciones, de adaptar ideas a modelos propios para dar un giro de 180 grados y cambiar la manera de hacer las cosas.

En la cancha no hay una sola verdad. Se puede ganar de muchas maneras y cada país tiene su estilo; lo poco convencional es que una persona no solo gane en países que históricamente no tienen su mismo estilo de juego, sino que logre implantarlo en sus colegas después de un tiempo y además de todo, logre influir en el rendimiento de las selecciones de manera directa o indirecta, dependiendo de con que lupa se observe.

El mundo del fútbol, que cada vez más entiende la industria como un negocio, estuvo preparado para la innovación de Pep, que año tras año evoluciona y prioriza el fútbol ofensivo construyendo a su equipo desde la defensa.

En la época del fútbol total se utilizaba al líbero para dar salida y apoyar en la defensa.

Hoy Guardiola cuenta en sus equipos con porteros capaces de jugar con los pies (ejerciendo de líberos) para así tener una posición más dentro del terreno de juego.

Contrata grandes defensas, entendiendo que el juego inicia desde atrás, aún cuando la presión por parte de los suyos generalmente es alta y sobre todo, utiliza ideas de entrenadores como La Volpe o Lillo, adaptándolas a las suyas para crear auténticas máquinas capaces de ganar en cualquier estadio, ante cualquier adversidad climatológica, debido a que transmite ideas claras en cuanto a la posesión con sentido y al fútbol entendido desde su origen: Tener la pelota para hacer daño y que no me hagan daño.

El Barcelona, con Michels y Cruyff comenzó a formar una escuela de jugadores y entrenadores con el sello neerlandés. Guardiola, que de muy joven ingresó a la estructura de categorías inferiores del Barcelona, se formó y curtió al lado de holandeses.

Guardiola nació en Catalunya el mismo año en que Michels asumió la dirección técnica del FC Barcelona y luego se doctoró con Cruyff; Guardiola es holandés.

COMENTARIOS