España volvió a mostrarse como revelación del torneo pese a caer 1-0 ante Alemania