¿El 9 de área está en extinción?

Bryan Spira
Martes 25 de junio 2019

Adolfo Pedernera, uno de los líderes de la Máquina de River Plate de 1936 a 1945 trae el primer recuerdo del falso 9, aunque fue el húngaro Nándor Hidegkuti su primer gran intérprete en los años 50.

Luego han pasado varios futbolistas de la talla de Alfredo Di Stéfano, Johan Cruyff o hasta el mismo Totti desempeñando este rol.

El falso 9 es una metamorfosis del delantero. Es aquel jugador capaz de bajar a pivotear saliendo del área, para así apoyar en el juego ofensivo de su equipo. Posee características de gran pasador pero también debe ser definidor.

Corría el año 2009 y el falso 9 parecía estar extinto. Pep Guardiola no solo llegó al Barça para revolucionar al fútbol con su juego de toque, sino para revivir aquella posición que su gran maestro, Johan Cruyff, ocupó para maravillar al mundo.

Messi, que solía ocupar la banda derecha para así enganchar de manera explosiva y disparar de izquierda, cambió de posición con Samuel Eto’o. El astro argentino pasó a ocupar la posición de falso nueve, dejando a Cannavaro y Metzelder sin opciones (pareja de centrales de aquel momento en el Real Madrid).

Metzelder aseguró después del partido que se volteó con Fabio Cannavaro, último defensor en ganar el Balón de Oro, y le dijo:“¿Qué hacemos? ¿Le seguimos al mediocampo o nos quedamos atrás?”. No supimos qué camino tomar y fue imposible agarrarlo”.

2–6 fue el resultado histórico, con una gran actuación de Messi que volvió a poner al falso 9 de moda.

Hoy tenemos a varios equipos que lo utilizan: El Liverpool campeón de Champions ocupa a Roberto Firmino en esta posición, aprovechando la velocidad de Mané y Salah; el Real Madrid con Benzema hace algo parecido y el Ajax que sorprendió al mundo también lo practica.

El falso 9 puede darte un jugador más como enlace con el mediocampo, pero para sacarle el mayor provecho, el equipo debe contar con jugadores capaces de anticiparse a los movimientos del rival y también del compañero, para así realizar permutas. Es decir, ocupar el espacio dejado por el jugador del equipo propio.

Van de Beek, Ziyech y Neres hacen esto a la perfección con Tadic. Benzema de igual manera con Cristiano Ronaldo (antes de que se fuera a la Juventus) y Bale o Lucas Vazquéz, así como Salah y Mané lo hacen casi automático con Firmino.

El falso 9 es una gran variante para cualquier sistema de juego pero debe utilizarse de manera correcta, debido a que si los compañeros no tienen las características como para acompañarlo y realizar permutas, el delantero terminará perdido dentro del terreno de juego y cortando los circuitos más importantes del ataque: La construcción y la finalización.

Los interpretes dentro de la cancha deben tener capacidades por encima del resto de sus compañeros de profesión, lo que demuestra que el 9 de área no es una figura en extinción, sino todo lo contrario; es una posición en evolución.

Para seguir los cambios de los delanteros de área, es una obligación seguir los partidos del Manchester City y los movimiento de Agüero, así como los cambios de sistema cada vez que juegue Luka Jovic en el Real Madrid y Quincy Promes en el Ajax; estos dos últimos, nuevas incorporaciones en sus equipos y con características distintas a los delanteros titulares de sus respectivos planteles. Tendrán que transformarse, no para sobrevivir en su nuevo entorno, sino para aportar cosas distintas, agregándole nuevas características a su juego fuera del área.

COMENTARIOS