Argentina lista

Edgardo Broner
Lunes 21 de mayo 2018

La despedida de Iniesta dejó en Argentina la tranquilidad de ver a Messi intacto tras jugar unos minutos. Lo hizo con su espíritu competitivo habitual buscando el gol y una jugada artística con su compañero que le dejó la cinta de capitán. Ese domingo circulaba la lista de 23 mundialistas que iba a anunciar Sampaoli el lunes.

Del entorno del técnico salieron varias veces los nombres, que fueron variando al compás de sus decisiones. Había consenso sobre 20 seguros y algunas dudas, por lo que quedaba muy poco margen para sorprenderse.

Las preocupaciones nacían en el arco por la inactividad de Romero, seguían por los parpadeos defensivos y la falta de marca con la lentitud de la mitad. Arriba el 10 puede tapar todo y, por más que se los discuta, Agüero e Higuaín tienen nivel para la alta competencia,

Ante esas debilidades, el armado del plantel debía garantizar alternativas, pero las especulaciones aumentaban los temores. En caso de lesiones o suspensiones, aparecían puestos con variantes que no generaban confianza.

Romero tendrá como competidor a Franco Armani, quien no ha jugado ni un minuto en la Selección. Recién en River se reconoció su calidad, mostrada de sobra en Atlético Nacional. Pasa por un gran momento en el entorno sudamericano. Wilfredo Caballero peleará también, tras haber aparecido en marzo.

Mercado, Fazio, Otamendi y Taglafico conforman la línea defensiva. Los laterales suplentes eran Salvio y Acuña, dos volantes, por lo que a último momento se sumó Cristian Ansaldi, capaz de marcar en las dos bandas. Marcos Rojo es el central zurdo alternativo y no hay más zagueros, por lo que habría que recurrir a Mascherano, sin la velocidad para un equipo que pretende atacar siempre.

En la lista aparece como mediocampista junto a Biglia, lentos volantes de marca con escasa generación de juego, donde puede aportar apenas un poco más Banega. Sampaoli apuesta a un juego ofensivo, por lo que los acompañan Lanzini, Lo Celso, Meza y Pavón, un extremo como Di María o los mencionados Salvio y Acuña. Mientras tengan el balón será muy bueno, la incógnita es cómo recuperarlo.

En estos días el periodista Víctor Hugo Morales recordaba la estrategia de Carlos Bilardo para Maradona como ejemplo pensando en Messi. El equipo garantizaba el cero en el arco propio para dejarle a Diego la posibilidad de aportar su magia para desnivelar sin la presión de la desventaja. Solo una vez comenzaron perdiendo en México ´86. Fue ante Italia, en la primera ronda y por un penal insólito.

El plantel para Rusia no parece darle a Messi esa tranquilidad. De alguna manera lo vivió en Brasil 2014, aunque condenado a la soledad. Ahora es posible que esté más acompañado, siempre que se ganen los duelos en la mitad. Paulo Dybala completa la nómina. La incompatibilidad entre ambos podrá superarse con las muy buenas condiciones del juventino.

Brasil, Alemania, España y Francia exhiben planteles de mayor categoría, que de todos modos se preocuparán si les toca enfrentar a Messi y la historia aguerrida de la camiseta albiceleste. En Argentina hay pocas esperanzas, si bien todos tienen la ilusión de que el momento supremo del capitán encuentre compañía para dar pasos de gloria. Reaparece en las mentes el Mundial ’86, cuando nadie creía en los futuros campeones, si bien no había redes sociales para potenciar la crítica ya desproporcionada. El plantel actual tiene signos de interrogación desde el arco hasta la mitad de la cancha y de admiración adelante.

COMENTARIOS