Antes de que se olvide

Jaime Gallardo
Lunes 16 de octubre 2017

La vorágine de los torneos domésticos, Liga y Copa, no tardará en difuminar todo lo relacionado con el tema de la Selección Nacional; antes de que eso suceda, bien valdría la pena tomar en cuenta algunas consideraciones.

El siguiente partido oficial del Tri será el primero que dispute en el Mundial de Rusia. Antes de eso, para la Fecha Fifa del mes de noviembre, reservada para las series de repechaje, la FMF pudo concretar un par de partidos en Europa ante dos muy buenos rivales que, por cierto, serán cabezas de serie en el sorteo del Mundial que se celebrará el próximo 1 de diciembre en el Kremlin: Bélgica y Polonia.

Si el equipo mexicano enfrentara a este tipo de oponentes con más frecuencia, jugando en otros países y no solo en Estados Unidos, se aportaría más a su preparación.

En los dos últimos partidos, con los que concluyó la eliminatoria de la Concacaf, la actuación del conjunto de Osorio no fue del todo convincente, por encima de los resultados; el triunfo sobre Trinidad y Tobago y la derrota ante Honduras, lo que se le vio a la Selección en el terreno de juego abonó aún más al cúmulo de dudas que han provocado un escepticismo generalizado de lo que pueda hacer México en el Mundial ruso.

Paralelamente Juan Carlos Osorio ha sido receptor de un sin número de criticas. La derrota en San Pedro Sula impidió que la gestión del colombiano terminara invicta y con récord de puntos en el Hexagonal. Pese al traspié ante los Catrachos, lo hecho por el Tri en la eliminatoria tiene su valor y un mérito que no se le debe regatear. Osorio cumplió de manera sobresaliente la asignatura de calificar sin angustias y contratiempos a la Copa del Mundo.

Pero fuera de las estadísticas no hubo mucho más que aglutinara voluntades con una visión positiva de la actuación del equipo mexicano. Marcadas falencias fueron acalladas por el resultado. Es decir, se jugó mal, pero se ganó.

Osorio empecinado en retar a sus detractores, ante sus criticas realizó más rotaciones y más improvisaciones de jugadores, en posiciones que no son donde mejor juegan. Lo que se tiene que reconocer como algo coherente, conociendo los conceptos de la forma de trabajar del colombiano.

Pero cuando no le sale el numerito, como en Honduras, entonces no se la acaba con las criticas. En este contexto una vez mas Decio de María volvió a reiterar, por si alguien todavía no lo tiene claro, que Juan Carlos Osorio será el entrenador de México en el Mundial de Rusia. El presidente de la FMF dijo que esperan llegar lo mejor preparados posible y recordó el objetivo de disputar el quinto partido.

En el proceso de Osorio, la eliminatoria mundialista ha sido un parte importante, pero no la única que se debe tomar en cuenta en el momento de hacer un análisis, balance o evaluación. También ha habido Copa América Centenario, Copa Confederaciones y Copa Oro, en los que los resultados, pero principalmente la actuación del Tri, dejaron que desear.

De María no expuso qué bases tiene para considerar que la realidad de la selección pueda ser distinta a la de los dos años de la gestión de Osorio. De qué argumentos futbolísticos podrá echar mano el aparato promocional del Tri para ilusionar a una afición que se encuentra distante de su selección porque esta no le transmite nada.

Los partidos destacados bajo el mando de Osorio se cuentan con los dedos de una mano y sobran dedos. Lo anterior no es un presagio apocalíptico de lo que pueda pasar con México en el Mundial, pero cuando el objetivo máximo es calificar en la Concacaf y la aspiración mundialista se basa simplemente en soñar con el mentado quinto partido sin tener las bases deportivas para aspirar a ello y se matiza lo hecho en torneos en los que se enfrentó a otro tipo de oponentes, no se pueden cifrar demasiadas esperanzas de éxito bajo estas circunstancias.

Pero habrá que esperar a que en efecto el Tri llegue en su mejor forma y tenga el gran mundial que los directivos esperan. En el camino la venta de camisetas, viajes a Rusia y la publicidad en torno a la Selección estarán en auge.

COMENTARIOS