Blogs

EL NUEVO MESSI

Tiene la calidad de siempre, pero no es el mismo Messi. Hablo del que jugó el miércoles con la camiseta Argentina y que logró vencer 2-1 al Portugal de Cristiano Ronaldo. Ya había insinuado algo en el último partido del año pasado contra Brasil y ahora ratificó un cambio de actitud importante, clave diría para las aspiraciones argentinas a futuro. Si durante las pasadas eliminatorias se le notaba apagado, en otra sintonía y sin lograr trasladar la magia del Barcelona a la selección, si en el Mundial no pudo ser el más desequilibrante de todos, marcar siquiera un solo gol para ir perdiendo peso especifico y protagonismo, el Messi post copa del mundo parece ser otro.

Ha logrado jugar sin sentir la presión de ser el referente de esta nueva selección de Sergio Batista. Aunque no tiene los rasgos naturales de un líder, ha mostrado serlo. Cuando el equipo lo ha necesitado ha aparecido en toda su dimensión, cargándose el equipo al hombro, dando la sensación que disfruta de este nuevo rol que nadie le otorgó y que él parece haber encontrado por sí solo. Se ha convertido en el abanderado de otro equipo plagado de estrellas. En el Barcelona está mejor rodeado y su habilidad complementa muy bien a un equipo que tiene varios referentes, no solo uno. Ahora en la selección argentina Messi sigue deslumbrando por su inagotable talento e inventiva pero desde otro rol más protagónico, el que tanto necesitaba el equipo. Es un líder en silencio, fiel a su personalidad, pero líder al fin. Parece liberado vaya a saber de qué, pero juega con mayor soltura, con la actitud de sentirse el mejor sin tener que pasar por el siempre difícil escrutinio del hincha argentino que hasta no hace mucho le reclamaba y se lo hacía sentir, en cada partido y que ahora está convencido de su grandeza.

Fotos

Andres Cantor