Blogs

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

La decisión de otorgarle los mundiales de 2018 y 2022 a Rusia y Qatar ha sido una decisión política importante para el presidente Sepp Blatter y su Comité Ejecutivo cuyo legado será haber llevado la Copa del Mundo a los cinco rincones de la tierra. Primero le abrieron la puerta a África, ahora a Rusia, en sí un continente, y a una zona postergada como el Medio Oriente. Países inéditos que desbancaron a los que buscaban repetir.

Ha quedado demostrado que en el seno de la FIFA los ingleses no son bien vistos, solo sacaron dos votos en primera ronda lo cual equivale a una humillación histórica. Sorprendente sin dudas fue la fuerza que tomó Rusia sobre la hora, cuando se pensaba que la candidatura conjunta de España y Portugal con el respaldo del incansable Ángel María Villar tenía los suficientes votos asegurados. Y no deja de sorprender que del país más grande se pase al más pequeño, vencedor de la súper potencia. Me consta que EEUU hizo el lobby suficiente con viajes alrededor del mundo pero a la luz de los resultados no me queda claro si estaba bien apuntalada la estrategia. Si me parece que el Comité que crearon solo deslumbró a ellos mismos porque a ningún miembro del Ejecutivo se le cayó la baba por ver a Bill Clinton, Morgan Freeman o el Príncipe Guillermo para el caso. Muchos podrán tener sospechas, claro, pero también hay un mensaje claro y evidente que se emparenta con los tiempos que vivimos y  que tiene que ver con la transformación del nuevo orden mundial. No es casualidad que Chicago haya perdido con Río de Janeiro la sede los Olímpicos y ahora EE.UU con Qatar el Mundial. A los analistas políticos le corresponderá buscar responsables de esta nueva realidad que no se puede soslayar y en la que nos toca vivir. En cuanto al fútbol, se abren nuevas fronteras y entendiendo el enorme impacto socio-político que tiene el Mundial ojalá esta globalización de la Copa sirva para impulsar y pacificar una de las zonas más conflictivas del orbe.

Fotos

Andres Cantor